Lo que no te habían contado de la joyería 3D

FC Joyeros - Muestra de impresión 3D

Introducción por José Francisco Alfaya de Decimononic

El pasado mes de marzo compartí un artículo sobre diseño de joyería asistido por ordenador en "Thinking Jewelry Design", un grupo de carácter profesional en Facebook administrado por Fernando Cañamero Álvarez. Fernando me comentó que no estaba del todo de acuerdo con el texto y se me ocurrió proponerle que se animase a plasmar por escrito sus reflexiones sobre este asunto.

Tengo el placer de conocer a Fernando desde hace cierto tiempo y me constan sus vastos conocimientos sobre la materia, ya que Fernando cuenta con amplia experiencia en este ámbito y hace todo lo posible por mantenerse al día en lo que no es sólo su profesión, sino su forma de vida. Espero que sus reflexiones os parezcan tan certeras como a mí.


Lo que no te habían contado de la joyería 3D

Artículo de opinión firmado por Fernando Cañamero Álvarez de FC Joyeros

Escribo esta opinión, que solo es la mía y quizá no es la más adecuada, sobre este tema a petición de mi colega de profesión José Francisco Alfaya. Insisto en que sólo expreso mi experiencia personal, sin intención de aleccionar a nadie sobre nada.

Hoy en la industria de la joyería disponemos de herramientas CAD como medio de modelar y después fabricar nuestras piezas. Para ello existen diferentes softwares: Rhinoceros, RhinoGold, Rhinojewel, Mátrix, Zbrush, 3Design, 3dcoat, Sculptrix, Jewelry Caddream y alguno más, que seguro olvido.

Todos estos programas han llegado para quedarse definitivamente. Sin embargo, y a pesar de que lleva bastante tiempo implantado, sigue existiendo muchísima confusión sobre este tema en el sector, confusión que ha sido parcialmente fomentada por las empresas que desarrollan y venden estos programas, y por toda una nueva industria que se está desarrollando alrededor de esta materia. Para aclarar un poco esa confusión, me he planteado el sentido y la utilidad del 3D en nuestra profesión en torno a tres cuestiones:

  1. ¿Saber manejar este software me ayuda a diseñar joyas?
  2. ¿Merece la pena la inversión, tanto en tiempo como en dinero?
  3. ¿Es tan fácil la realización del modelo físico?

Tan sólo tienes que continuar leyendo para descubrir las respuestas. Vamos allá.

FC Joyeros
Foto: FC Joyeros

1.- ¿Saber manejar este software me ayuda a diseñar joyas?

Ésta es la cuestión más importante para mí y la respuesta es... rotundamente NO. El software no te ayuda a crear: te ayuda a realizar tus creaciones, que es muy diferente. Esto no hace más que apuntar el desconocimiento sobre el Diseño que tiene el sector joyero (sobre todo en este país). Muchos joyeros se autodenominan Diseñadores de Joyas y no joyeros desde que manejan estos programas, no sé muy bien por qué, debe de sonar mejor, pero a mi modo de ver no lo son. Afirmo esto por lo siguiente:

  • Copiar piezas de otras marcas y hacerlas en 3D NO es diseñar. Es copiar y modelar.
  • Recurrir una y otra vez a los mismos modelos de joyas NO es diseñar. Es operar.
  • Hacer piezas muy efectistas en 3D pero con una pobre construcción NO es diseñar. Es pintar con los dedos.

En este país se valora muy poco (y, por supuesto, no se paga) la auténtica creación, que no es otra cosa que el diseño. La mayoría de los profesionales carece de formación en esta materia, confiando el éxito de sus creaciones a la intuición, ese don que sólo funciona en contados casos de gente talentosa que diseña como algo innato en ellos, que diseñan por pura necesidad expresiva. Y, aún en estos raros casos, la formación juega su papel.

2.- ¿Merece la pena la inversión, tanto en tiempo como en dinero?

Cuando una persona se hace con un software de este tipo y toma las primeras clases, piensa: "¡Ya lo tengo!" (¡ERROR!). Normalmente sólo ha utilizado las herramientas automáticas de estos programas y en el mejor de los casos ha realizado piezas de muy fácil ejecución. En este primer paso ya ha gastado una media de 2800€ en el primer software y entre 500€ a 1000€ en formación, además de unas 100 horas propias, únicamente para realizar un chatón, un colgantito, un anillo, alianza… todos ellos modelos básicos (es lo normal) que se pueden comprar online por muy poco dinero (15€ de media).

Un tiempo después esta persona se da cuenta, o debería, de que ha gastado bastante dinero, bastante tiempo y energía para hacer piezas que llevan años en el mercado o que puede comprar ya hechas, por lo que se le plantean dos opciones: abandonar y perder lo invertido o seguir e invertir más tiempo y más dinero. Si elige la segunda opción, le queda por delante bastante formación y bastantes horas propias dedicadas a practicar. Hecho esto, se dará cuenta de que para realizar un nuevo modelo determinado necesitará un software diferente o complementario, y vuelta al bucle, de nuevo a adquirir distintos programas y su consecuente formación.

En resumen, para un buen manejo del software 3D en general se necesita bastante dinero y bastante tiempo. No se aprende en un curso básico de 40 horas, aunque algunos lo crean así. Y, además, hay que seguir formándose para ponerse al día, cosa que por otro lado no está nada mal. Huelga decir que lo primordial para diseñar joyas 3D es ser, sobre todo y ante todo, comprender a la perfección los retos a los que debe hacer frente todo joyero. Como defiende José Francisco Alfaya en el artículo titulado "¿Debe ser el diseñador de joyas un virtuoso de la astillera?":

¿Necesita el diseñador de joyería ser un extraordinario joyero de astillera? No, creo que no. Pero desde luego sí necesita dominar todo lo anteriormente expuesto. Seguro que si ha aprendido por su propia experiencia cómo responden los metales o cómo se repasa una pieza, será mucho más probable que sus diseños sean materializables y funcionales. El papel lo aguanta todo... pero la física y la química, que imponen su ley tanto en los procesos de fabricación como a la hora de dar a las joyas el uso para el que han sido concebidas, son menos bondadosas.

Todo esto, si la finalidad es crear joyería de cierto nivel. Si se pretende la creación de modelos básicos, sencillos o que ya existen en el mercado, será mejor comprar los modelos ya hechos o contratar a un profesional, puesto que si evaluásemos sus costos saldría más rentable. No todo es válido porque sea 3D, a veces se ven verdaderas calamidades de piezas.

3.- ¿Es tan fácil la realización del modelo físico?

Una vez se han superado las fases de formación y de inversión, llega la fase definitiva: “el modelo impreso”. Aquí es donde realmente se ponen a prueba varios asuntos:

  • Si se ha aprendido todo lo que se necesita saber sobre esta técnica.
  • Si realmente se ha creado algo nuevo... o no. Sobre todo esta pregunta se la deberían hacer los que supuestamente diseñan. También es cierto que cuando se diseña para otro entran en juego los requerimientos del cliente (que no siempre son los mejores).
  • Si se tiene oficio de joyero. Si se han tenido en cuenta en la construcción los gruesos, alturas, anchuras, cómo se va a imprimir, cómo se va a fundir, cómo se va a repasar, cómo se va a engastar y un montón de cosas más. En fin, esas cosas que un joyero de astillera ha de tener tiene siempre presentes.
  • Costos del prototipado. Suele pasar, sobre todo al principio, que enviamos piezas a prototipar y cuando las vemos en cera NO son lo que esperábamos. Claro, en la pantalla se ve todo muy bonito y muy grande, pero la realidad es otra y esto nos lleva a nuevos costos de impresión. Pero además, muchas veces los archivos destinados a la impresora están mal construidos, contienen errores, triángulos perdidos… aquí tenemos un nuevo problema que nos obligará a comprar un nuevo software de reparación de archivos (si no queremos invertir más estaremos en manos de la buena voluntad del prototipador que nos los repare, si es que es posible).

Otra opción pasa por la adquisición de una impresora propia. Sin perder de vista lo anterior, y tras una importantísima inversión inicial, nos encerrará en otro bucle de software y manejo. Resultado: otro buen montón de horas y dinero, pero lo de las impresoras es otro tema larguísimo que merece la pena desarrollar aparte.

Mis conclusiones

En definitiva, es indiscutible que el software 3D es ya pasado, presente y futuro de la joyería y de otros muchos sectores.

No es un camino de color de rosa si buscas resultados profesionales. Necesitarás una importante inversión económica, de tiempo y de formación. El hecho de comprar estas herramientas no te convierte en diseñador y, si lo eres, no te hace mejor, aunque tus piezas pueden ganar muchísimo en calidad (de hecho, ganan) y ahorro de tiempo cuando todo está controlado. Si no tienes una buena formación como joyero y como operador de CAD, estas herramientas serán inútiles.

El software 3D no es un fin: es un medio, como cualquier otra herramienta para realizar joyas y creo que ahora mismo indispensable para cualquier joyero/creador de taller.

¿Te ha gustado esta entrada de nuestro blog? ¡Suscríbete ahora a nuestro boletín mensual y no te pierdas nada!

8 comentarios en “Lo que no te habían contado de la joyería 3D

  1. Me a gustado el artículo, coincido al 100% en muchos puntos, sobre todo en que e visto piezas 3D las cuales he pensado para mi mismo “espectacular, pero como la piensan repasar y pulir” yo aprendí el oficio de joyero de toda la vida y es bien cierto que muchos “diseñadores de joyas” de hoy en día no tienen ni idea de como hacer una pieza ya que no saben que grosor necesita la misma o si necesita estar montada por partes para poder pulir y dejar bien acabada una pieza.

  2. Esa es la mera verdad, y siempre entro en discusion con otros colegas que modelan piezas por computadora, se promueven como diseñadores de joyeria 3d, y los he confrontado y caen en la necedad les pido que tomen una hoja y hagan un boceto o algun concepto y les es imposible , no pueden, en cambio yo tomo un pedazo de papel y te desarrollo diferentes opciones para modelar con pesos y medidas aproximadas cantidad de gemas y formas decido de una vez si es anillo, o arete, o dije, o Brazalete, si es milgrain, si es pavé, o bezel, o uñas, el tipo de montadura, si es plata u oro, esa es la parte mas importante saber diseñar y saber que va a ser funcional la pieza para el cliente saber de antemano el peso final si es para produccion. Eso es diseñar y reducir costos y procesos de producción. El que solo modela y no diseña no tiene control sobre esos aspectos.

  3. Me parece un texto muy interesante. Sin embargo considero que lo que está pasando es un cambio generacional y una profesionalización del oficio de joyero.
    Me explico un poco mejor: Yo estudié 6 años diseño industrial, ahí aprendí a desarrollar conceptos y utilizar CAD/CAM como herramienta ya fuese para diseñar muebles/automóviles/joyas, era simplemente una herramienta para desarrollar ideas. Posteriormente comencé a trabajar en una fabrica de joyería y descubrí que el trabajo de los diseñadores/modelistas era muy “artístico” para los requerimientos del mercado y poco eficiente para la cadena productiva dentro de la industria. En ese lugar tuve oportunidad de implementar mis conocimientos adquiridos durante 6 años en una “industria” poco desarrollada los resultados fueron notables, se siguió desarrollando diseño, pero bajo un enfoque más profesional y eficiente. Actualmente tengo mi propia empresa y noto esta “ignorancia” hacia el CAD/CAM por parte de los joyeros de antaño, creo que lo principal que debemos aprender es que el diseño 3d no es un programa ni una impresora, es toda una forma de pensar enfocada en profesionalizar la manera de producir nuestros diseños. 🙂

  4. Hola a todos, en el articulo que he escrito mi intención no es menos preciar el 3D, todo lo contrario, de hecho el 90% de nuestras piezas las creamos en 3D.
    Solo quería decir :
    – Que no es fácil, como nos lo venden, el operar con este soffware de forma profesional.
    -Que no es barato, ya que tiene una inversión importante y cuanto mas sabes mas inversión.
    -Que es una herramientas mas y no un fin , por otro lado, es una herramienta indispensable.
    No me meto con el 3D, todo lo contrario, solo digo que no es tan fácil como lo venden, que no te convierte en diseñador de joyas, que no te hace ni mejor joyero ni mejor diseñador…..

    Abrazos a todos, Fernando

  5. Totalmente de acuerdo con el artículo.Llevo 30 años trabajando en el sector de la joyería,mí padre orífice de los antiguos de toda la vida me enseñó todo lo que sabía del oficio,despues me formé como diseñadora y modelista en cera,en fin….he tocado casi todos los palos en este oficio,incluso he impartido clases de modelado en cera en una escuela privada de joyería.Hace ya muchos años que empecé con el tema del diseño en 3d,primero con un programa muy rudimentario en blanco y negro,nada que ver con los programas que tenemos hoy en día,por supuesto de los render mejor no hablar😯.Hoy en día trabajo con un programa específico de joyería y me va bastante bien.Con todo esto quiero decir que los programas 3d son sólo una herramienta para el diseñador de joyas como ya habéis dicho otros,si no tienes oficio difícilmente podrás realizar piezas complejas en joyería,hay gente que piensa que teniendo un programa de estos es superfacil diseñar,aunque no tengas ni idea de como se ejecuta una joya.A mis alumnos que pensaban eso siempre les decía “por esa regla de tres yo me compro un programa de arquitectura y te hago una edificio que lo flipas” pero claro a la hora de llevar a cabo las obras del edificio según mis planos,este no se tiene en pie,porque yo no tengo conocimientos de arquitectura,aunque el diseño sea una pasada no tengo ni idea de donde tengo que poner un pilar una viga o cualquier otra cosa.En fin…lo dicho,los programas 3d son sólo una herramienta para el profesional de la joyería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *