Cómo vender más joyas de autor con los mismos recursos | Artículo de opinión por Francisco Trigueros

Cómo vender más joyas de autor con los mismos recursos - Asociación Joyas de Autor - Francisco Trigueros

Artículo de opinión firmado por Francisco Trigueros.


Francisco TriguerosLos emprendedores más exitosos, no son aquellos que gastan ingentes cantidades de dinero para obtener grandes resultados, sino aquellos que saben cómo optimizar mejor sus recursos para maximizar sus resultados. En el caso de la joyería de autor, dado que no se busca vender en masa, sino piezas únicas, resulta de vital importancia aprovechar al máximo los recursos para obtener los mejores resultados posibles.

Ten en cuenta que no estamos hablando de quién tiene más dinero para hacer más cosas o llegar a más gente. Aquí estamos hablando de productividad y de competitividad, y por lo tanto, de rentabilidad. Por lo tanto, esto es aplicable a cualquier empresa de cualquier tamaño y con cualquier presupuesto.

De hecho, si haces bien el análisis, te darás cuenta de que el 90% de los recursos con los que cuenta tu empresa no son financieros. El problema es que en la mentalidad de la mayoría de los empresarios, todo es una cuestión de dinero, cuando la verdad es que con una gran dosis de creatividad y pasión, el dinero nunca es un problema.

Los recursos humanos de una empresa van mucho más allá del personal que forma parte de la empresa.

El recurso más importante que tienes como joyero son los recursos humanos, y a diferencia de lo que el lenguaje empresarial diga, éstos no terminan en el personal contratado, sino en todo el capital humano capaz de generar riqueza y aportar valor a tu empresa.

Continúa leyendo Cómo vender más joyas de autor con los mismos recursos | Artículo de opinión por Francisco Trigueros

Cómo encaja la Joya de Autor en el Sector del Lujo | Artículo de opinión por Francisco Trigueros

Cómo encaja la joya de autor en el sector del lujo - Francisco Trigueros

Artículo de opinión firmado por Francisco Trigueros.


Francisco TriguerosDe todos los sectores que hoy componen la industria del lujo, la joyería es sin duda el más antiguo de todos, pues ni los relojes, ni mucho menos los coches o los yates, existían hace miles de años.

Emperadores, reyes, jefes de tribus indias y demás gobernantes de toda la historia han hecho alarde desmesurado del lujo como muestra de su poderío ante súbditos y extraños y lo que usaban principalmente eran joyas y palacios engalanados de más joyas, arte y oro, mucho oro por todas partes.

Las joyas, por su parte, han ido evolucionando y diversificándose con los años en función de cómo ha ido evolucionando nuestra sociedad así como las necesidades y los gustos de las personas.

Desde los años 80 hemos asistido a una democratización de la joyería dando lugar tanto a la joyería comercial que pretende ofrecer un lujo accesible en contraposición del concepto clásico del lujo, como a la joyería contemporánea que se caracteriza más por su faceta como expresión artística sin esperar en la mayoría de las ocasiones alcanzar los más elevados niveles de calidad ni la atemporalidad inherente del lujo verdadero.

Además de muchos otros valores, para que un producto pueda ser considerado como lujo debe cumplir tres requisitos fundamentales: debe ser excelente, tanto en la calidad de los materiales, como en la ejecución que debe incluir una gran cantidad de trabajo artesano y tiempo encapsulado. Debe ser exclusivo, porque si está al alcance de todos es una commodity y entra a formar parte de la oferta y de la demanda del mercado siendo los consumidores quienes deciden sobre su compra o no en función de su relación precio/calidad/prestaciones, perdiendo su condición de lujo. Y debe ser eterno y atemporal, porque si deja de ser lujo a los 2 años entonces es moda, no lujo.

En el lujo, son las marcas quienes deciden quién, cómo y cuándo pueden los consumidores disfrutar de sus productos y servicios, nunca al revés.

Es por esto que la joyería de autor tiene la responsabilidad de jugar el papel que le corresponde en la industria del lujo.

Continúa leyendo Cómo encaja la Joya de Autor en el Sector del Lujo | Artículo de opinión por Francisco Trigueros

“Querido Fran” | Artículo de opinión por Rafael Alemañ

Bill Viola, "Mary", Instalación Video - Tríptico, 2016

Artículo de opinión firmado por Rafael Alemañ de Rafael Alemany Premium Jewelry en respuesta al artículo "Reivindicando el valor artístico de la joyería de autor".


Rafael Alemany Premium JewelryQuerido Fran:

Empiezo con este saludo afectuoso, como una forma de agradecerte públicamente todo el fantástico trabajo que llevas haciendo desde hace varios años por la AJA, por este artículo que promueve el debate dentro de la misma y por el afecto que nos tenemos. Entramos al mismo tiempo en la Asociación, hemos vivido momentos difíciles con la misma y gracias a tu fe, como a la de Liane, compartimos un futuro repleto de oportunidades. También he querido hacer un guiño “cultureta”, para sacarte una sonrisa, parafraseando aquella famosa carta, “Querida María” en la que el principal exponente de la pintura realista española, renunciaba a su antológica en el MNCARS porque, según su punto de vista, la entonces directora del museo denostaba el realismo (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía) ( “Querida María…” Antonio López, diario EL PAÍS, 9/ 12/ 1992). María Corral fue una magnífica directora que trajo a Madrid sobresalientes exposiciones y las instituciones culturales españolas, no valoraban el realismo en su justa medida, como denunciaba el pintor. Ambos tenían razón.

Durante años, las colecciones de la pintura española del XIX estuvieron almacenadas como consecuencia del cierre del Casón del Príncipe. El desprecio esta vez venía del Prado, o más bien de los presupuestos que no habían habilitado un espacio para la exposición de estos fondos, antes de cerrar el que lo albergaba con anterioridad. Ambas personalidades, María y Antonio fueron muy valiosos para la impronta artística con proyección internacional necesarias en esos años. A los que nos interesaba el realismo, mirábamos como ejemplo, el panorama británico, en el que se defendía por igual una vanguardia joven, rabiosa y contestataria, como la representada por la generación llamada Young British Art (los famosos Y´bas) y un realismo devastador de tintes expresionistas de pintores que surgían bajo la gigantesca sombra de Lucien Freud. Porque a mí me atraen artistas que trabajan con la técnica del XVII o de la prehistoria, junto a otros que no tienen el menor interés por la misma. Quizá los pintores realistas no tengan el escaparate que necesitan para tener una mayor proyección internacional, como si lo tienen británicos o norteamericanos, pero creo que es algo que en mayor o menor medida padecen la mayor parte de artistas españoles.

He leído gracias a tu recomendación el artículo del director del MEAM José Manuel Infiesta. No conocía el museo y por lo expuesto anteriormente me alegra mucho su existencia para dar a conocer, con la dignidad que merecen, a los pintores representantes del movimiento realista en el presente. Ojalá tenga oportunidad de visitarlo en breve. Quiero también puntualizar algunas de sus opiniones. No he podido evitar extenderme sobre este artículo, ya que lo citas a modo de introducción manifestando que “te sientes totalmente identificado con su punto de vista”. Hablemos de arte pues citando textualmente al Sr. Infiesta:

1

Comienza con una frase que no considero ajustada y que minusvalora el arte contemporáneo. “…el arte del siglo XX se ha caracterizado por la destrucción de la forma, por elevar la abstracción y la experimentación a algo sagrado, así como por la destrucción de los valores tradicionales”.

El período que conocemos como vanguardias artísticas o modernidad se caracteriza por una investigación formal que yo no considero de destrucción: búsqueda de nuevas maneras de representar el espacio, el tiempo, los puntos de vista, nuevas armonías cromáticas, la tecnología de su tiempo, el inconsciente, los fenómenos ópticos… las soluciones para representar el mundo del realismo (la perspectiva cónica, el traslapo, el claroscuro) son estereotipos articulados de forma similar a los labrados por el cubismo, fauvismo, futurismo, etc. No mejores, sino distintos. Además, varios de estos movimientos no se centraban sólo en la experimentación formal (que no destrucción; la forma no puede destruirse, porque nuestro aparato perceptivo se basa en la recepción de un elemento como forma y otro como fondo, las abstracciones también son formas), sino aspiraban a crear un hombre nuevo (cambiar su forma de pensar, de entender su sexualidad, de relacionarse con el mundo…).

Muchos de los artistas que dieron vida a esas vanguardias, eran grandes conocedores de la tradición, se sentían pertenecientes a ella y por supuesto no querían destruirla. Pocos pintores, también los realistas, conocerán en profundidad la obra de Ingres como Picasso, a Tiziano como Matisse, a Miguel Ángel como Brancusi, a Goya como Munch, y la lista se haría larguísima. Pero supongo que habré empezado a leer el artículo de forma susceptible y que un director de un museo de este tipo no menosprecia las vanguardias, no cae en el error que han padecido los realistas en sus carnes.

El primer párrafo termina diciendo “Pero ahora con el final del siglo vemos que el ciclo se da por satisfecho, la destrucción de la forma ya no da para más.” Lo cierto es que a esa conclusión llegaron la mayor parte de movimientos artísticos tras la II Guerra Mundial, por eso los libros escolares de arte, dan por finalizada la Modernidad para dar comienzo a un período al que conocemos como Posmodernidad. El arte más avanzado renuncia a la investigación formal (con muchos matices) para centrarse en otros problemas que consideran más acuciantes para los seres humanos de su época, ya sea el impacto de la cultura popular, la aceptación de la fotografía y el cine como arte y lo que esto modifica los valores de lo que consideramos artístico, la autoría, el mercado del arte y mucho, mucho más.

Continúa leyendo “Querido Fran” | Artículo de opinión por Rafael Alemañ

“Reivindicando el valor artístico de la joyería de autor” | Artículo de opinión por JF Alfaya

925lab - Espacio que ocupa la joya de autor

Artículo de opinión firmado por José Francisco Alfaya de Decimononic.


Jose Francisco AlfayaHace algún tiempo leí una entrevista a José Manuel Infiesta en el diario El Prisma. El Sr. Infiesta es el Director del MEAM (Museo Europeo de Arte Moderno) y debo confesar que sus palabras me impactaron muchísimo: en primer lugar, porque me siento totalmente identificado con su punto de vista y, en segundo lugar, porque su testimonio es sobrecogedor. Por tanto, voy a tomarme la licencia de tomar una cita de su entrevista como punto de partida para reflexionar tanto acerca de la relación entre arte moderno y joyería como sobre la relación entre joyería de autor y joyería contemporánea.

Voy a comenzar por el principio, tratando de dar respuesta a una pregunta que he escuchado en infinidad de ocasiones: ¿no es lo mismo joyería de autor que joyería contemporánea?

Joyería contemporánea vs joyería de autor

En febrero de este año tuve la oportunidad de disfrutar de la entrevista resultante de una conversación entre creadores: Jorge Rojas y Ramón Puig Cuyás. En esta entrevista el S. Cuyás afirmaba sin ambages que "la joya de autor es un término confuso que solo nos indica la voluntad de autoría, pero no nos da información de si es un producto artístico, de artesanía, de diseño o de joyería convencional". Considerando que, ademas, el Sr. Cuyás es un reputado docente tan sólo puedo llegar a una conclusión... desde la Asociación Española de Diseñadores de Joyas de Autor (AJA) tenemos aún mucho por hacer.  La AJA defiende un concepto de joyería de autor con el que me siento identificado y que reproduzco a continuación. Así, la joyería de autor se caracteriza por:

  1. La existencia de un discurso creativo singular y perfectamente reconocible que, normalmente, se identifica con el autor. Es cierto que también puede darse el caso de que se trate de una obra coral, un proceso creativo compartido entre varias personas concretas con un proyecto común (estableciendo un paralelismo con las artes escénicas: Les Luthiers o Tricicle son dos proyectos artísticos colectivos; así, ni Les Luthiers es Les Luthiers si falta alguno de sus componentes, ni sus componentes por separado son Les Luthiers).
  2. La utilización de técnicas (semi)artesanales propias de la joyería, a sabiendas de que todo fruto de un proceso artesanal es, necesariamente, único.
  3. La búsqueda de la máxima calidad, búsqueda que se plasma en varias dimensiones (de entre las que destacaría la selección de materias primas, la maestría técnica y la usabilidad).

Desde mi punto de vista, los dos primeros puntos son asumidos como propios tanto por los creadores de joyería contemporánea como por los creadores de joyería de autor. Es en el último punto en el que se produce la divergencia, manifiesta en algunas ocasiones y sutil en muchas otras... pero existente.  Aunque generalizar siempre es peligroso, mi sensación es que, de forma habitual, los diseñadores de joyería de autor no renuncian a la tradición, sino que la toman como punto de partida:

  1. Apuestan por materiales preciosos y duraderos (que, recordemos, son aquellos que se caracterizan por su rareza y escasez en un momento histórico determinado),
  2. Ponen todo su empeño para que la ejecución técnica sea adecuada.
  3. Se cercioran de que sus piezas de joyería sean aptas para su uso natural (que una persona las pueda lucir).

Por el contrario, y también generalizando, tengo la percepción de que los creadores de joyería contemporánea parten de la ruptura con toda tradición y están dispuestos a sacrificarlo todo en aras de su discurso creativo.

Como no podría ser de otra forma, respeto este enfoque... pero no lo comparto. Mi elección, como creador de joyería de autor, es otra. ¿Acaso alguna de estas opciones tiene un mayor valor artístico que la otra? ¿Es defendible que el hecho de romper con la tradición -o el hecho de no hacerlo- implique, necesariamente, que una propuesta es superior, artísticamente hablando, a la otra? En mi humilde opinión, no. En ningún caso.

La técnica y el oficio

José Manuel Infiesta denuncia abiertamente que las obras expuestas en el MEAM no tendrían cabida en ningún otro museo de arte moderno. ¿Por qué? Por una poderosa razón: al tratarse de arte figurativo, no se ajustan al imperativo del discurso dominante que impone la industria del arte, un discurso para el que parece que tan sólo el arte abstracto tiene cabida en el arte moderno. A pesar del patente divorcio entre el público y la industria del arte, el arte figurativo ha sido desterrado en beneficio del arte abstracto. Es imposible vaticinar lo que pensarán las generaciones futuras acerca del arte de los siglos XX y XXI. ¿Considerarán que se trató de una era dorada o, al contrario, de una época oscura en la que los mercaderes asaltaron el templo?

Continúa leyendo “Reivindicando el valor artístico de la joyería de autor” | Artículo de opinión por JF Alfaya

“La importancia de la colaboración” | Artículo de opinión por Liane Katsuki

Colaboración de Liane Katsuki y Cabranes Joyeros

Nos complace compartir con vosotros este artículo de opinión firmado por Liane Katsuki, Presidenta de la AJA


aja_katsuki_liane_round_smallEstoy consciente, desde hace años, de la gran importancia que existe en la colaboración entre los diseñadores de joyas y los joyeros.

En el mundo del arte, tanto como en el mundo empresarial, o sea, de los negocios, la colaboración se hace necesaria para lograr los objetivos deseados y llegar a una buena meta.

Mucho más ahora todavía, en estos tiempos económicamente difíciles, no solamente en España pero internacionalmente hablando.

Sabedores de la importancia de la colaboración, hemos buscado “Joyeros Cabranes” y yo unir nuestros conocimientos y posibilidades.

Me acuerdo muy bien de nuestro primer contacto en el año 2000, cuando una amiga común, y que apreciaba mucho mi diseño, me ha presentado a Joyeros Cabranes, en su joyería ubicada en Calle José Ortega y Gasset, 54 en Madrid, desde el año 1940.

Me han recibido muy amablemente. Y un detalle importante: Manolo Cabranes dice a su hermano Paco “¿sabes quién es esta señora? Acabo de escuchar una entrevista suya por la radio Intereconomía, es Liane Katsuki, la famosa diseñadora de joyas y escultora”. Ha sido un “abre-puertas” a nuestro inicio de colaboración.

Joyeros Cabranes, muy sensibles al arte, han comprendido perfectamente mi mensaje: “La Joya es una obra de Arte, una mini-escultura que adorna el cuerpo. La Joya, desde los primordios de los hombres, es utilizada para dar satisfacción a la vanidad del cuerpo adornado por ella, ofrece emoción e intimidad física con la belleza artística.

Continúa leyendo “La importancia de la colaboración” | Artículo de opinión por Liane Katsuki